Los smartphone pierden glamour, ¿y ahora qué?

Hasta hace bien poco el lanzamiento de un nuevo modelo de móvil era la noticia tecnológica del mes. Parece que el mercado ha madurado, el crecimiento se ha detenido y ya tampoco nos hace tanta ilusión adquirir los nuevos modelos. Y es que el smartphone ha perdido el glamour de hace unos años.

Anuncios

Tiempo de lectura 1 minuto

Tags: Smartphone, IoT

Autor: Javier Carbonell

Llevamos un tiempo en el que el mercado de smartphones ya no es lo que era.  Hace uno o dos años el lanzamiento de un nuevo modelo de las marcas más exitosas provocaba una expectación desorbitada, y grandes colas en las grandes ciudades para adquirirlo. Ahora parece que ese “glamour” que otorgaba ser poseedor de lo último en el mundo de los smartphones se ha ido desvaneciendo.

Se trata de un fenómeno parecido al que sufrió el PC hace unos años, típico de cuando un mercado madura. Así, si en 2017 el mercado de smartphones todavía creció exiguamente en el mundo, en el último trimestre de 2017 decreció un 4% en China, una situación que se produce por primera vez. No quiero decir que esté disminuyendo la utilización del móvil, que al igual que el PC seguirá ocupando un papel central en nuestra vida digital, sino que esa ilusión por tener lo último que ofrece el mercado, por una nueva funcionalidad que de repente parecía imprescindible, es lo que se está perdiendo. Acorde con esta tendencia, el periodo de vida del smartphone ha pasado de dos años a tres, lo que muestra que la gente está contenta con su dispositivo y no tiene tanta urgencia por cambiarlo. Incluso Apple sufre las consecuencias y los informes muestran una reducción de la producción del iPhone X de un 50%, una antesala de lo que les puede pasar a otros fabricantes.

Y ahora, ¿quién recogerá el relevo de esa ilusión e incluso éxtasis que antes despertaban los smartphone? Yo apuesto a que sistemas de realidad virtual, wearables, dispositivos del hogar conectado…, aunque también apuesto a que tardaremos en ver que uno de estos dispositivos levanta ese nivel de euforia.