Handwriting Day. La importancia de que la digitalización no anule la escritura manual

Hoy día 23 de Enero es el Handwriting Day. No es una cuestión de nostalgia, sino que la realización de ciertas actividades como la escritura de forma física tiene innumerables ventajas.

Anuncios

Tiempo de lectura 1 minuto

Tags: hadwriting day, bolígrafo digital, Habitual Data

Autor: Javier Carbonell

Las tecnologías nos ayudan a hacer más trabajo e incluso de mejor calidad, eso está fuera de toda duda. Pero a veces nos acostumbramos tanto a realizar las actividades de forma digital que dejamos demasiado de lado la forma tradicional, y eso en algunas ocasiones no es tan bueno. Ese es el caso de la escritura manual, una actividad que todos aprendemos de pequeños y que los teclados y pantallas digitales consiguen que a algunos casi se nos olvide. También los niños desde edades muy tempranas empiezan a manejar estos dispositivos, muchas veces en el colegio. Por este motivo, hoy día 23 de Enero, se celebra en Estados Unidos el Hadwriting Day, un día para dejar a un lado todos los dispositivos y volver al bolígrafo tradicional. Y es que el escribir a mano tiene innumerables beneficios, sobre todos para los más pequeños, entre los que destacamos:

  • Permite transferir la imagen mental de una letra a su forma física en el papel, mejorando la capacidad de leer palabras, frases y textos.
  • Mejora el nivel de compresión del contenido.
  • Permite mejorar la retención del contenido.
  • Permite escribir esquemas, notas…, mejorando el desarrollo conceptual de las ideas.
  • El papel fuerza al cerebro a reducir la velocidad, ayudando al que escribe a tener una visión más global y solidificar conceptos.

Dado que la situación es parecida en Europa y dada la importancia del tema, creo que aquí deberíamos hacer algo parecido, aunque un solo día al año no creo que tenga gran impacto. Otra posibilidad es la que ofrecen las empresas relacionadas con el bolígrafo digital, como Habitual Data, y que aúnan lo mejor de los dos mundos: seguir escribiendo sobre papel con un bolígrafo tradicional, y que la información quede digitalizada y pueda reconocerse automáticamente el contenido.